¿Por qué Gustavo Petro defiende al Hospital San Juan de Dios?

María del Amparo Barrera

Hospital San Juan de Dios (Imágenes de Google)

En la Colombia Humana, debemos apoyar a Gustavo Petro en sus “luchas” contra el establecimiento, pondré un granito de arena para salvar el Hospital San Juan de Dios.

Petro es “invisible” para los medios de comunicación que están al servicio del gobierno, o sea todos. En estos días y particularmente, sobre la pandemia del Covid-19 sus planteamientos son los más coherentes y convenientes para que salgamos bien librados de este virus. Con el correr de los días hemos visto cómo poco a poco se han ido llevando a la práctica sus recomendaciones; pero con retraso y por ende la pandemia ha ido ganando terreno.

Es increíble, en plena crisis de los sistemas de salud no solo en Colombia sino a nivel mundial, en Bogotá la alcaldesa, contrata a una firma española para demoler una parte del Hospital icónico de Colombia, el San Juan de Dios, que tiene una trayectoria consecuente con la historia colombiana y que ha marcado hitos en el sistema de salud.

La Alcaldía de Petro recuperó el Hospital para Bogotá y contrató con la Universidad Nacional de Colombia los estudios para restaurarlo; que a la larga, repercutieron en las obras que se empezaron a ejecutar y se pusieron en funcionamiento algunos de sus espacios, asimismo se adecuó una zona para UCIs donde se instalaron puntos para tal efecto. El proceso debía continuar en la siguiente Alcaldía, aunque Enrique Peñalosa desestimó este proceso e incluso cometió la ilegalidad de cambiar el Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) y quitarle el carácter de Monumento Histórico Nacional para dar trámite a la demolición.

Los intereses personales involucrados en este propósito son construir un hospital privado, y una estación del metro elevado – otra flagrante corrupción-. Petro ha abanderado la defensa del Hospital con el apoyo de muchos integrantes de la Colombia Humana; dado que, la visibilidad de este movimiento político se limita a las redes sociales, que desafortunadamente no alcanzan a cubrir todo el espectro de la población, la discusión pierde resonancia y las cosas continúan como si nada. La actual alcaldesa de Bogotá se lava las manos diciendo que encontró todo firmado, lo cual es verdad a medias, o sea mentira completa, ella fue quien firmó con los españoles corruptos la demolición y en plena pandemia. Es inconcebible que ningún medio de comunicación ha hecho eco a esta situación. Se supone que los periodistas deben informar acerca de lo que sucede en las esferas del gobierno, pero han callado de manera conveniente, ni siquiera consideran que ese Hospital es el que les puede salvar la propia vida o la de un familiar. La única explicación del porqué guardan silencio radica en que es un legado de la Alcaldía Petro y por eso hay que ocultar y destruir todo lo que él hizo por Bogotá.

Claudia López llevó una comisión, entre sus miembros resalto la presencia de un médico del Hospital Santa Clara, para estipular que no era viable dar vida al San Juan de Dios; esta “jugadita” se destapó al saberse que el médico hacía parte de la nómina del Hospital Santa Clara; Hospital que será el futuro dueño, con carácter privado del centro hospitalario que se construirá en 20 o 30 años en el lote fruto de la demolición.

A lo anterior se suma, que los medios de control como la Procuraduría, las Altas Cortes e incluso los jueces guardan silencio. Silencio incluso, frente al cambio de PEMP hecho por Peñalosa, lo cual prueba que hay servidores públicos con derechos para delinquir.

Así los ocho millones de ciudadanos de la Colombia Humana, simplemente no existimos, porque Gustavo Petro, solo existe para calumniarlo, menospreciarlo, acusarlo con mentiras desde las bodegas uribistas. En consecuencia, no tenemos voz ni presencia nacional, no hay ningún medio de comunicación hablado, escrito o visual que asuma la totalidad de la diversidad política, informando libremente sin juicios de valor, simplemente mostrando los hechos como son. Los hechos son los hechos y son tozudos; muestran por sí mismos lo que es correcto, viable y honesto. Es nefasto leer columnas de opinión donde por una buena medida tomada por un servidor público, lo endiosan y tratan de meterlo por los ojos a la población, echando en saco roto sus acciones corruptas. ¡Cómo nos dueles Colombia!

Es aterrador constatar que los periodistas hacen las veces de peones del establecimiento: aplauden y apoyan a la corrupción y al clientelismo, que ha llegado a unos extremos inimaginables. Hechos como tener un narcoembajador, robo de los dineros del apoyo a la gente más necesitada por la cuarentena, detrimento del erario con nombramientos vergonzantes como nombrar a un gerente para la pandemia (el Minsalud es un pintado en pared y ese nombramiento incrementa la burocracia), comprar dotación para el SMAD, gastar dineros en encuestas sobre popularidad, tener el sistema sanitario postrado sin los elementos para la propia protección contra el Covid-19, hospitales con salarios atrasados, girar los dineros para paliar el virus a las EPS, cuando esas instituciones son corruptas y la Ley 100 es un verdadero descalabro para la sistema de salud colombiano. A todos estos macro desordenes éticos y por demás corruptos, los periodistas silentes, antes justifican todo, doran las noticias, saben que la mayoría de la gente del común ve sus noticieros y oyen sus cadenas radiales; así logran su cometido de mantener las conciencias dormidas del grueso de colombianos. A la fecha, lo único que los periodistas han informado sobre el Hospital, es la visita de la alcaldesa y su comité de aplausos, nada sobre lo que significa y representa, cultural, histórica, servicio social y entidad como hospital universitario.


Fuentes consultadas

Arango Díaz, Jorge. (2020). El San Juan de Dios: la oportunidad que no tendremos para contener la COVID-19. Razón Pública. En, https://razonpublica.com/san-juan-dios-la-oportunidad-no-tendremos-contener-la-covid-19/

 Resolución número 4033 de 2018, por la cual se modifica la Resolución número 0995 de 2016, Plan Especial de Manejo y Protección, PEMP, del Hospital San Juan de Dios e Instituto Materno Infantil. Legislación Diario Oficial de Colombia 26 de Noviembre de 2018. En, https://diario-oficial.vlex.com.co/vid/resolucion-numero-4033-2018-747958573