Archivo del Autor: ampbarrera

Acerca de ampbarrera

Físico Universidad Nacional de Colombia, Magister en Filosofía, Pontificia Universidad Javeriana.

La poética del espacio de la casa en Gastón Bachelard

María del Amparo Barrera

Adentrarse en las lecturas de Gastón Bachelard de corte estético y psicológico es bien arriesgado, pero es un gusto intelectual que no tiene límites. Acompáñenme en este viaje. Sean mis compañeros de aventura.

Gastón Bachelard, filósofo de la ciencia, epistemólogo, profesor universitario estudioso de los problemas de la enseñanza y del aprendizaje de las ciencias naturales, campo en el que tiene sus obras más famosas, y que hemos estudiado profesores de ciencias para cualificarnos en estos procesos y hacer de la docencia un modo de vida apasionante. De estas obras, podemos citar “La formación del espíritu científico”, “Epistemología”, “El Compromiso Racionalista”. Sin embargo, Bachelard, tuvo intereses intelectuales en el campo de la estética y el arte. Su obra “El derecho de soñar” , se mueve en el arte, la pintura, el grabado, la poesía … En la obra “La poética del espacio”[1] analiza la imagen en la poesía, la psicología y ofrece la poesía como una imagen interior “En una imagen poética el alma dice su presencia” (p. 13).

Bachelard, afirma que, para hablar de la imagen poética, dejó de lado su pensamiento científico, puesto que la imagen en la fenomenología[2] de la ciencia es un evento completamente independiente de la imagen de la poesía fenomenológica: “se trata de poner fenomenológicamente a imágenes no vividas, a imágenes que la vida nos prepara y que el poeta crea” (p. 22). La clave está en las imágenes de la intimidad, y por ello se pregunta Bachelard: ¿qué es más íntimo que la casa? Así surge la poética de la casa, como una primera aproximación a la poética del espacio.

La casa

Fotografía de Iván Vladimir Aragón

Para adentrarnos en los valores de la intimidad del espacio interior. Bachelard propone la casa. La casa que habitamos o la que soñamos habitar, la casa de la infancia, la de las diferentes etapas de la vida, así recibimos en el espacio una cantidad de imágenes dispersas que la imaginación aumenta. No se debe considerar la casa como un objeto, se la debe mirar fenomelógicamente, porque es nuestro sitio en el mundo. Es nuestro orden, así “nos preguntamos cuál es el beneficio más precioso de la casa diríamos: la casa alberga el ensueño, la casa protege al soñador, la casa nos permite soñar en paz” (p. 36¨).

Al albergar la casa el ensueño, cuando la rememoramos ese ensueño crea más ensueños, es el espacio de los sueños y los ensueños, es el espacio hecho poética. Las casas que hemos habitado son imperecederas y por asociación de ideas siempre volvemos a ellas en cualquier momento de la vida.

No obstante, la primera casa que evocamos se convierte en la casa madre, la casa protectora que sostiene al infante en sus brazos, que es sinónimo de calidez, así se llega al albergue de los recuerdos: la casa. La casa del ensueño es vertical, donde se oponen el tejado y el sótano. El tejado es sinónimo de protección, nos cuida del agua y del sol, los tejados varían de acuerdo con la situación geográfica de la casa y representan, para el soñador un ensueño, porque se puede soñar y soñar despierto, ya que está protegido. ¿Qué hay más seguro en un día de tormenta que estar en la casa, disfrutando de un café caliente que se anida entre las manos?

Así la casa madre nos lleva desde el sótano a la guardilla, pasado por la zona social, es en esta última donde pasamos la mayor parte del tiempo. El desván, al decir de hoy, es la zona de conford, es el presente, es la seguridad, ahí están las escaleras que se suben y se bajan de manera segura y ágil, son las escaleras que van a las habitaciones, donde el ensueño y el sueño se mezclan en el espacio íntimo del vivir. De la zona social parten escaleras, las que bajan al sótano -siempre bajan- y la escalera que sube y siempre sube, es la que nos lleva a la guardilla. La guardilla y el sótano son los elementos para analizar a profundidad la verticalidad de la casa; que a la vez es el eje para fenomenología de la imaginación.

Decimos que las escaleras que bajan al sótano bajan y siempre bajan porque nos llevan a esas zonas más oscuras generadoras de miedo al ensueño, es en el sótano donde guardamos nuestros miedos y temores mas intensos u oscuros, de ahí que tratamos de no bajar.

El sótano, se acepta enumerando sus bondades: guardan los muebles viejos, las cosas que sobran, pero por nostalgia no se echan a la basura, los adornos de navidad que se utilizan al final de cada año y durante este tiempo duermen en el sótano esperando subir las escaleras y llegar a la zona social. El sótano es la parte más oscura y desordenada de la casa. Cuando se tiene que bajar se piensa más de una vez, para tomar aliento. Desde el punto de vista fenomenológico del espíritu es el sitio donde se almacen los más turbios recuerdos, los que queremos olvidar pero que siempre retornan, Bachelard nos dice: “soñando en él, nos acercamos a la irracionalidad de lo profundo” (p. 49).

Cuando subimos a la guardilla no queremos bajar, allí el ensueño se hace vida, porque es el sitio donde compartíamos nuestras soledades y nuestros sueños despiertos, nos podía parecer pequeña y estrecha, ahora en la intimidad del ensueño es “pequeñay grande, fresca y cálida, siempre consoladora” (p. 40).

¿Dónde queda el tiempo en las imágenes de la intimidad?

Fotografía de Iván Vladimir Aragón

Desde el punto de vista de la localización de los recuerdos, es en la casa donde se albergan, desde el psicoanálisis se debe internar en este mundo del sueño y del ensueño, a este tipo de análisis auxiliar del psicoanálisis Bachelard lo denomina topoanálisis. “el topoanálisis sería, pues, el estudio psicológico de los parajes de nuestra vida íntima” (p. 38). Si los recuerdos se albergan en la casa, no se dan en el tiempo, son fijaciones en espacio; de este modo el “espacio lo es todo, porque el tiempo no anima la memoria. La memoria – ¡cosa extraña! – no registra la duración concreta” (p. 39), no se puede revivir intervalos abolidos. Solo son pensables en un tiempo abstracto, sin espesor. Bachelard es claro al afirmar que localizar un recuerdo en el tiempo es parte de la biografía o del historiador. La intimidad de las imágenes es atemporal, solo viven en el espacio, tampoco es necesario que sean exactas, solo que se den en nuestro espacio interior.

La casa de la infancia o la casa en que más hemos vivido, nos genera gestos, actitudes y aptitudes, porque la casa se lee, se lee un espacio y nos trivializa los gestos. Quién no ha vivido la experiencia en un cambio de morada e intituivamente va a prender un foco y la mano se desplaza hacía el interior de la estancia, como en la “casa madre”, y en esta nueva morada el interruptor está afuera, de dónde nace esta acción, del tiempo o del topoanálisis, del paraje de nuestra vida íntima que está vivo en el ensueño del recuerdo. Así es como en esta casa madre hemos aprendido a jerarquizar las funciones de lo que es el habitar y es lo que nos permite hubicarnos en cualquier otra estancia, porque son variaciones del tema fundamental que es el habitar: “no se olvida la casa inolvidable” (p. 45).

A modo de conclusión

Esta careta de Bachelard, es absolutamente deconstructivista, porque en la intimidad del espacio interior, no hay cabida a la lógica, no hay tiempo, a través de la lectura de mi espacio interior entro a mi propio mundo onírico; cuando Bachelard habla de su habitación de la infancia, su descripción queda en suspenso, para que el lector entre a su propia habitación de la infancia y viva el ensueño de sus propios recuerdos. Es poesía hecha carne en las cuartillas de la Poética del Espacio.

Continuará…


[1] Las citas corresponden a la obra La Poética del espacio. Bachelard, G., La poética del Espacio.Fondo de Cultura Económica, Santafé de Bogotá 1993.

[2] La fenomenología- es decir la consideración del surgir de la imagen en una conciencia individual- [p-10]

Tejidos de mujeres en época de pandemia

María del Amparo Barrera Silva
Pilar Cristina Barrera Silva
Rosa Patricia Quintero Barrera

Este tiempo de distanciamiento social fue aprovechado por tres mujeres para tejer cada una a su modo objetos que para ellas tienen significado y utilidad. Con la intención de entretenerse en lo agotador que ha resultado el encierro durante la pandemia. En los meses de encierro, que aún continúan, los días se fueron volviendo más largos y algo aciagos, se sentía que se estaba en prisión domiciliaria y lejos de la familia.

Vivimos en diferentes ciudades y nos comunicamos por los medios tecnológicos disponibles en la actualidad. Cada una viviendo la triste realidad colombiana por medio de las redes sociales, los noticieros y las emisoras que saturan el espíritu con datos sobre cómo el Covid-19 y las biopolíticas han transformado nuestras vidas.

Si bien, tenemos buenos libros para alimentar el cerebro y el corazón, siempre llega el hastío y el deseo de reposar a la mente. Recurrimos al trabajo manual, lo hicimos al unísono, sin ponernos de acuerdo, nos fluyó de forma natural. Al compartir lo que estábamos haciendo en el entretanto de las responsabilidades que cada una tenía que desarrollar, quedamos sorprendidas: porque nos habíamos dispuesto a bordar y a tejer en crochet con hilos de plata y de cobre para hacer joyas, con pita para diseñar una cortina y con hilos de colores para elaborar bolsitas y separadores de libros.

Analizando el quehacer artesanal, recordamos nuestra niñez y juventud. Tuvimos la fortuna de contar como cabeza de hogar con una gran mujer; nuestra casa materna fue el nicho donde nos formamos. Para nuestra madre y abuela, Araceli, que amorosamente llamábamos Mita o Mitita, lo más importante era el estudio. Ella tuvo su juventud, en una época donde la mujer poco estudiaba, se dedicaba al hogar o a la modistería; estudió en el colegio bogotano “La Complementaria del Norte”. Fue una excelente lectora de las obras clásicas de literatura rusa y francesa; disfrutaba con encanto de las obras de Agatha Christie. Nos dejó una nutrida biblioteca. Todas las mañanas desde que llegaba uno de los periódicos de circulación nacional, lo leía por completo. Ese gusto por la lectura lo heredamos todas, junto con el de la escritura; en particular su hija mayor, a quien el trabajo manual no se le dio, a cambio la favorecieron las letras.

Nuestra Mitita disfrutaba de coser y de tejer para nosotras y para la casa, tejía en dos agujas sacos y blusas; en crochet elaboró cubrecamas, manteles y carpetas. Nosotras aprendimos algo de su maestría en estas lides solo mirándola. Su único hijo varón desarrolló habilidades en la electrónica, recordamos que hizo el primer televisor de la familia, lo ubicó en una mesa sobre la que estaban dispuestos todos sus componentes, luego lo construyó de manera compacta. Siempre aprovechábamos para compartir con ella momentos imborrables y para hablar sobre lo que ella quisiese.

Los siguientes tejidos en tiempo de la pandemia son un homenaje y un agradecimiento a nuestra madre y abuela, quien nos estructuró la mente y el corazón con diferentes formas de interpretar y de situarnos en el mundo.

  • Cortina artesanal elaborado con pita No. 6 y aguja de crochet, la puntada que se seleccionó permite mirar fácilmente el exterior. Es original porque para la confección se usó conocimiento de tejido básico en crochet con ideas originales de decoración y de los requerimientos para culminar la obra en los bordes laterales y el superior. Para el decorado en el parte superior se añadieron botones color fucsia para darle vida y hacerla más agradable a la vista, el centro se decoró con un gato, en los bordes laterales se tejió una especie de arandela. La cortina tiene de largo 1,38 m por 1.00 m de ancho, se gastaron 20 madeja de pita y la confección se hizo en aproximadamente 28 días, tejiendo alrededor de 5 horas por día, se consideró adecuado el material porque la ventana está en una casa campestre. Para el largo se tuvo en cuenta que en la casa hay dos perritas que se echan contra la pared y ensucian las cortinas que lleguen al piso. De no ser por el confinamiento debido a la pandemia no se hubiera realizado la obra; simplemente se va al comercio y se compra. Fue una buena manera de pasar el tiempo y al verla puesta en su sitio se siente el orgullo de la fabricación.
  • Collar en cobre y textil, tejido en gachillo (crochet), formado por un gran número de cuadrados, círculos y triángulos unidos con alambre de cobre. Se ha realizado en el contexto de la pandemia en tardes de mucho tejido. La forma del collar resulta un poco caprichosa en la manera como se han integrado las partes que componen la obra.

Inicialmente se tejieron muchas figuras geométricas simétricas en el proceso de conocer la técnica, y luego al unirse, la sensación obtenida por la tejedora mostró que las figuras fueron mostrando la forma final en la cual quedaría el collar.

Ficha técnica 
Título: El ojo de Dios
Dimensiones:  21 cm X 22cm
Materiales: Hilo de cobre calibre 0,28mm, lana de dos colores, hilo dorado metálico.
Técnica: Tejido en ganchillo No 4 usando hilo de cobre calibre 0,28 m.m.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aretes-sin-fin-en-plata-pura_barrera.jpg

Tejer plata pura es diferente a tejer cobre, la plata es áspera, sin embargo, se deja modelar, es gratificante interactuar con este metal.  Los aretes se elaboraron en forma circular, y se les insertaron cristales para alegrar la forma monótona que tienen.

Ficha técnica 
Título: Aretes sin fin
Dimensiones:  diámetro 4,5 cm
Materiales: Hilo de plata pura calibre 0,30 mm, hilo de plata calibre 1,2 mm para los ganchos pescador y cristales de diferentes colores.
Técnica: Tejido en hilo de plata de calibre 0,3 mm y varios cristales, utilizando un ganchillo No 4.

Descripción: Valija miniatura metálica tejida con hilo de cobre y un brillante para cerrar. La idea surge por la forma que toma el tejido en el momento de realizarlo, siento que el tejido me habla y me indica que figura está escondida dentro del entramado.

Ficha técnica
Título: Dije miniatura valija casual
Dimensiones: alto 2 cm, ancho 1 cm, espesor 5 m.m
Materiales: Hilo de cobre calibre 0,28 mm, brillante. Se tejió con un ganchillo No 4
Técnica: Tejido en ganchillo No 4 usando hilo de cobre calibre 0,28 m.m.

Descripción: Tejer me recuerda tardes con mi madre, mientras ella tejía, personalmente le acompañaba en mis labores académicas. Se han elaborado cuatro joyas en hilo de cobre.  Dos collares uniendo en cada uno piezas circulares y cuadradas, formando composiciones simétricas, agradables al ojo del observador. Es fácil concluir como las diferentes piezas sueltas al unirse pueden mostrar infinidad de composiciones de acuerdo con el tamaño y ubicación de cada uno de los elementos que forman la creación. Los dijes resultan ser dos figuras geométricas básicas, el círculo nos da la sensación de no tener inicio ni final y el trébol de cinco hojas nos permite evocar superstición.

Ficha técnica
Título: 2 Collares madre naturaleza y 2 dijes monótonos.
Dimensiones: Collar 1:20 cm X10 cm. Collar 2: 20 cm X 9 cm. Dije circular:5 cm diámetro. Dije en forma de trébol 5 hojas:4 cm diámetro.
Materiales: Hilo de cobre calibre 0,28 m.m y ganchillo No4.

Descripción: El obligado distanciamiento social ha permitido hacer actividades postergadas, como bordar, leer y escribir. Las necesidades se han  replanteado y las maneras de satisfacerlas. Una de ellas es el uso de los separadores de libros, que pueden ser de cualquier estilo, desde los muy elaborados hasta facturas de compras, boletas de cine o bordados.

Leer es acariciar letras, palabras, párrafos con los ojos impregnados de curiosidad. Cada libro tiene su identidad, igual que el lector. Es un privilegio entre el autor y el lector coincidir. En este maravilloso viaje nos acompañan los separadores de libros y las bolsitas para guardar cosas importantes.

El bordado/tejido, la lectura y la escritura se encuentran: armar la estructura, en este caso es el tronco del árbol robusto y de varios verdes, las ramas que permiten la argumentación ya sea con otras ramas o con variantes como ejemplos o soportes conceptuales. Algunas partes se bordan sin esfuerzo, pueden ir en seis hilos, eso depende de cada uno, en cómo mezcla colores, texturas de hilos, diseños y también en cómo relaciona en su mente lo empírico y lo teórico, o quizá su junta. Otras partes quedan mejor acomodadas, casi ni se notan los matices; no faltan las que quedan forzadas, con huecos entre ideas, puntadas y nudos. Al final va el estilo, las revisiones, la estética y las flores que pueden dar lugar a otras formas de interpretar. El separador florido va con dos bolsitas para tener a mano lo que haga falta en la lectura.

Ficha técnica
Título de la obra: Separador florido de libros y bolsitas para guardar cosas importantes.
Tamaño: Separador florido (19,5 X 7 cms) y bolsitas (9 X13 cms).
Materiales: Telas (dril y lienzo), hilos de colores para bordar, agujas, papel (periódico y cartón delgado), pegante, cintas.
Técnica: Bordado rústico y libre.

¿Por qué Gustavo Petro defiende al Hospital San Juan de Dios?

María del Amparo Barrera

Hospital San Juan de Dios (Imágenes de Google)

En la Colombia Humana, debemos apoyar a Gustavo Petro en sus “luchas” contra el establecimiento, pondré un granito de arena para salvar el Hospital San Juan de Dios.

Petro es “invisible” para los medios de comunicación que están al servicio del gobierno, o sea todos. En estos días y particularmente, sobre la pandemia del Covid-19 sus planteamientos son los más coherentes y convenientes para que salgamos bien librados de este virus. Con el correr de los días hemos visto cómo poco a poco se han ido llevando a la práctica sus recomendaciones; pero con retraso y por ende la pandemia ha ido ganando terreno.

Es increíble, en plena crisis de los sistemas de salud no solo en Colombia sino a nivel mundial, en Bogotá la alcaldesa, contrata a una firma española para demoler una parte del Hospital icónico de Colombia, el San Juan de Dios, que tiene una trayectoria consecuente con la historia colombiana y que ha marcado hitos en el sistema de salud.

La Alcaldía de Petro recuperó el Hospital para Bogotá y contrató con la Universidad Nacional de Colombia los estudios para restaurarlo; que a la larga, repercutieron en las obras que se empezaron a ejecutar y se pusieron en funcionamiento algunos de sus espacios, asimismo se adecuó una zona para UCIs donde se instalaron puntos para tal efecto. El proceso debía continuar en la siguiente Alcaldía, aunque Enrique Peñalosa desestimó este proceso e incluso cometió la ilegalidad de cambiar el Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) y quitarle el carácter de Monumento Histórico Nacional para dar trámite a la demolición.

Los intereses personales involucrados en este propósito son construir un hospital privado, y una estación del metro elevado – otra flagrante corrupción-. Petro ha abanderado la defensa del Hospital con el apoyo de muchos integrantes de la Colombia Humana; dado que, la visibilidad de este movimiento político se limita a las redes sociales, que desafortunadamente no alcanzan a cubrir todo el espectro de la población, la discusión pierde resonancia y las cosas continúan como si nada. La actual alcaldesa de Bogotá se lava las manos diciendo que encontró todo firmado, lo cual es verdad a medias, o sea mentira completa, ella fue quien firmó con los españoles corruptos la demolición y en plena pandemia. Es inconcebible que ningún medio de comunicación ha hecho eco a esta situación. Se supone que los periodistas deben informar acerca de lo que sucede en las esferas del gobierno, pero han callado de manera conveniente, ni siquiera consideran que ese Hospital es el que les puede salvar la propia vida o la de un familiar. La única explicación del porqué guardan silencio radica en que es un legado de la Alcaldía Petro y por eso hay que ocultar y destruir todo lo que él hizo por Bogotá.

Claudia López llevó una comisión, entre sus miembros resalto la presencia de un médico del Hospital Santa Clara, para estipular que no era viable dar vida al San Juan de Dios; esta “jugadita” se destapó al saberse que el médico hacía parte de la nómina del Hospital Santa Clara; Hospital que será el futuro dueño, con carácter privado del centro hospitalario que se construirá en 20 o 30 años en el lote fruto de la demolición.

A lo anterior se suma, que los medios de control como la Procuraduría, las Altas Cortes e incluso los jueces guardan silencio. Silencio incluso, frente al cambio de PEMP hecho por Peñalosa, lo cual prueba que hay servidores públicos con derechos para delinquir.

Así los ocho millones de ciudadanos de la Colombia Humana, simplemente no existimos, porque Gustavo Petro, solo existe para calumniarlo, menospreciarlo, acusarlo con mentiras desde las bodegas uribistas. En consecuencia, no tenemos voz ni presencia nacional, no hay ningún medio de comunicación hablado, escrito o visual que asuma la totalidad de la diversidad política, informando libremente sin juicios de valor, simplemente mostrando los hechos como son. Los hechos son los hechos y son tozudos; muestran por sí mismos lo que es correcto, viable y honesto. Es nefasto leer columnas de opinión donde por una buena medida tomada por un servidor público, lo endiosan y tratan de meterlo por los ojos a la población, echando en saco roto sus acciones corruptas. ¡Cómo nos dueles Colombia!

Es aterrador constatar que los periodistas hacen las veces de peones del establecimiento: aplauden y apoyan a la corrupción y al clientelismo, que ha llegado a unos extremos inimaginables. Hechos como tener un narcoembajador, robo de los dineros del apoyo a la gente más necesitada por la cuarentena, detrimento del erario con nombramientos vergonzantes como nombrar a un gerente para la pandemia (el Minsalud es un pintado en pared y ese nombramiento incrementa la burocracia), comprar dotación para el SMAD, gastar dineros en encuestas sobre popularidad, tener el sistema sanitario postrado sin los elementos para la propia protección contra el Covid-19, hospitales con salarios atrasados, girar los dineros para paliar el virus a las EPS, cuando esas instituciones son corruptas y la Ley 100 es un verdadero descalabro para la sistema de salud colombiano. A todos estos macro desordenes éticos y por demás corruptos, los periodistas silentes, antes justifican todo, doran las noticias, saben que la mayoría de la gente del común ve sus noticieros y oyen sus cadenas radiales; así logran su cometido de mantener las conciencias dormidas del grueso de colombianos. A la fecha, lo único que los periodistas han informado sobre el Hospital, es la visita de la alcaldesa y su comité de aplausos, nada sobre lo que significa y representa, cultural, histórica, servicio social y entidad como hospital universitario.


Fuentes consultadas

Arango Díaz, Jorge. (2020). El San Juan de Dios: la oportunidad que no tendremos para contener la COVID-19. Razón Pública. En, https://razonpublica.com/san-juan-dios-la-oportunidad-no-tendremos-contener-la-covid-19/

 Resolución número 4033 de 2018, por la cual se modifica la Resolución número 0995 de 2016, Plan Especial de Manejo y Protección, PEMP, del Hospital San Juan de Dios e Instituto Materno Infantil. Legislación Diario Oficial de Colombia 26 de Noviembre de 2018. En, https://diario-oficial.vlex.com.co/vid/resolucion-numero-4033-2018-747958573

 

 

La soledad en medio de la soledad

María del Amparo Barrera

El 27 de marzo de 2020, el Papa Francisco realizó la ceremonia Urbi et orbi, como católica estuve pendiente de su sinfonía. Cuando inicio, fue un golpe brutal e impactante: ver la Plaza de San Pedro vacía, se que esa plaza siempre vive atestada de personas, lo mismo la Basílica de San Pedro, ver caminar el Papa en solitario, con su atuendo blanco, y su paso cansado, cojeando un poco; impacta la racionalidad de un modo extraño, no obstante su semblante era sereno y seguro y generaba confianza.

Esa imagen era la viva voz de la soledad en medio de la soledad, estaba realmente sólo, la pandemia debida al Coronavirus, y la cuarentena que cunde por el planeta, fue la causa y el efecto lo vivimos en el caminar del Papa por la plaza y luego al interior de la Iglesia llenas de soledad y en silencio sepulcral. Esta vivencia es una especie de situación límite en el sentido de Jaspers, es imposible que las lágrimas no fluyan, son lágrimas de solidaridad, amor y agradecimiento hacia el Blanco mas Grande del planeta. Gracias Papa Francisco su Urbi et Orbi, me llegó cuando mas lo necesitaba.

¿Realmente el Papa estaba solo? Si, lo estaba pero de compañía física de personas, no estaba solo, estaba con la mejor compañía la palabra de Dios, y su fe. Ahí capté varias cosas:

Nosotros los humanos, asimismo estamos solos encerrados en nuestras casas, alejados de nuestros familiares, de nuestro pequeño e insignificante mundo que es el día a día de nuestra efímera existencia. Estamos solos en medio de la soledad de lo desconocido de la incertidumbres, nadie sabe cuánto va durar ésta situación, algunos creen que días otros que meses, posiblemente mas de un año, mientras los científicos logran la vacuna contra este minúsculo elemento, que tuvo el poder de dejarnos quietos. Qué insignificantes somos.

Después de oir y ver al Papa Francisco, mas de un habitante del planeta Tierra, caímos en la cuenta, que nuestra soledad es más llevadera y fructífera cuando pensamos como seres colectivos, que nuestra barca, planeta Tierra, zozobra con todos o nos salvamos todos.

Lo vital para salvarnos, está en que la barca se salve, si la barca se salva nos lleva a puerto seguro a todos. Qué gran mensaje, el Papa habló como un gran estadista, porque su mensaje traspaso las fronteras de la religión católica, era para todos los que tuvieran oídos para oir. El Papa entiende los problemas globales, que generan unos cuantos que poseen toda la riqueza del mundo y que día a día destruyen el planeta para aumentar sus capitales.

Tener presente “cómo nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes -corrientemente olvidadas, que no aparecen en portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia: médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y tantos pero tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo. Frente al sufrimiento, donde se mide el verdadero desarrollo de nuestros pueblos, descubrimos y experimentamos la oración sacerdotal de Jesús: «Que todos sean uno» (Jn 17,21).” En esto fue claro el Papa, quien sostiene que el planeta básicamente, somos personas comunes, como ud y como yo y nuestros vecinos, quienes a diario ponemos el pecho para sacar adelante la familia, que es la primera célula de la sociedad y en unión de las otras familias o células sacan adelante el barrio, la ciudad, el país, las fronteras y estas a su vez se expande a ese otro país y finalmente se cubre todo el continente, es un tipo de movimiento ondulatorio, que recorre todo el planeta.

Aquí en nuestro país estamos en una soledad inmersa en la soledad, porque nos falta lo más importante: Justicia. Hizo carrera que ser corrupto y deshonesto es el don mas preciado, tenemos las tres ramas del poder, ejecutivo, legislativo y judicial corruptos. Esto es endémico. Lo peor se da en unos medios de comunicación vendidos al establecimiento, que se especializan en dopar las conciencias. La gente de mi país, en general no es “mala” viven engañados por los medios de comunicación masivos, que les venden la imagen “todo está bien”.

Hay unos pocos verdaderos periodistas que destapan las “ollas podridas” y son amenazados de muerte, y los grandes medios de comunicación no hacen ni la menor mención de los “torcidos”; todo lo contrario, les lavan la cara a los corruptos, porque todos sacan tajada. A diario se destapa, una corrupción mas grande que la anterior, al punto que hay un embajador en ejercicio al que le descubrieron una narco finca con laboratorios para el proceso de la coca, y no pasa nada. Se destapa que quieren demoler en plena pandemia el Hospital más icónico de Colombia para construir una estación del metro elevado, que fue otorgado pleno de corrupción y no pasa nada, lo mas grave estamos en pleno escándalo de la compra ilegal de la presidencia por parte de narcotraficantes del actual presidente de la República y no pasa nada. Los medios de comunicación lavándole la imagen. Dicen que lo último que se corrompe es la sal y aquí ya se corrompió.

Así las cosas, los dueños del poder pueden hacer y deshacer incluso se esconden bajo el nombre de “Águilas negras”, es pan de cada día los asesinatos de los líderes sociales, indígenas, militantes del Partido FARC y partidos de oposición.

Dada esta situación es imposible no sentir en carne viva el significado de la soledad. El silencio y la soledad de la plaza San Pedro, es el silencio y la soledad que sentimos muchísimos colombianos que estamos en la mas absoluta indefensión. No obstante, muchos colombianos tenemos fe en el futuro y pensamos que nuestra barca llegará a un puerto seguro con todos nosotros.

Pedagogía y didáctica en el mundo de las gallinas

María Barrera de Aragón

Tengo la enorme fortuna de vivir en una casa rural. Este pequeño espacio en la superficie terrestre, lo hemos convertido es un territorio amigable para los animales. Tenemos varias gallinas y gallos, dos perritas labrador (Tora y Dana) y una gatica criolla y multitud de aves silvestres como torcazas, canarios silvestres, azulejos, petirrojos, y muchos más típicos de la región.

La gatica que llamamos Tobita, apareció siendo bebé en la portada, la adoptamos y desde ese día recibe el mismo tratamiento que las perritas. Es una gatica muy simpática y por demás, bastante pilla se la monta a las perritas, una de ellas no le brinda ni la menor atención, a pesar que Tobita le pasa la cola por la cara, le salta encima, le agarra la cola. Para Tora es como si la minina no existiera, Dana le responde y le pega sustos, que la gatica subestima, sabe que no le hará nada. Alcanzamos a tener unas quinientas torcazas que aquí encontraron un buen vividero. Tobita se ha encargado del control natal de las torcazas y de los ratones, como una buena felina.

Las gallinas y los gallos no los tenemos para el consumo, nacen y mueren de acuerdo con su ciclo vital; al fenecer los enterramos, nos sentimos incapaces de prepararlos como alimento.

En días pasados nacieron diez pollitos, fue una alegría enorme, el nacimiento es un acto de amor, de fe en el futuro y de esperanza de un mundo mejor. Creo que son afortunados, porque aquí tienen un modus vivendi tranquilo, en donde se les trata con respecto.  Durante el día recorren a su antojo todo el terreno.  No tenemos las aves de corral enjauladas, ellas mismas por la noche buscan los gallineros para dormir o los sitios que han colonizado, les cerramos las puertas para protegerlos de las comadrejas y las chuchas, que ya han atacado y hecho presa de consumo a varias de las aves.

Mucho se ha hablado de la mamá gallina, de su inteligencia, otros hablan de su sabor en un plato de sancocho.

Voy a hablar de la gallina como madre, como pedagoga y didacta, es hermoso verla con sus crías, a lo largo del día les da clases de cómo escarbar en la tierra, sortear obstáculos, también les da lapsos para el descanso. Se echa en tierra y los pollitos se meten bajo sus alas y reposan un buen rato. Luego continúa con la clase. Digo que es una buena maestra, porque enseña con el ejemplo además con el sonido, con diferentes gorjeos se hace entender de su camada. Los pollitos son buenos aprendices, no se desmarcan de la madre ni un ápice, corren tras ella y asimilan las enseñanzas, repiten lo que ven y conversan sin descanso.

Durante el tiempo de la cría y el levante de la camada es respetada por las otras aves de corral, especialmente por los gallos que no tratan de pisarla.

Asimismo la gallina madre está alerta de defenderlos de cualquier peligro que note se cierne sobre ellos. Al llegar Tobita, temimos que acabará con las crías de las gallinas. Cuando la primera gallina tuvo sus crías, Tobita se puso al acecho esperando a dar el zarpazo, la gallina se dio cuenta, se encrespó y llenando su plumaje de aire alcanzó a casi duplicar su tamaño, metió un pique como un auto de fórmula uno y se abalanzó contra la gatica, la cual se asustó tanto que resultó trepada a un árbol, desde ese día jamás volvió ni a mirar una cría de gallina. Esta exuberante región, del Valle del Cauca colombiano, cuenta con muchas águilas pequeñas, aves de rapiña del tamaño de una garza, que buscan presas como alimento, como los pollitos. Cuando las gallinas y las torcazas las detectan empieza un gorjeo y todos tratan de cubrirse. La gallina así mismo, se echa en tierra y protege a sus “niños”.

El período de formación de los pollitos dura aproximadamente dos meses. Luego los abandona, por más de que los pollitos la busquen y la sigan, ella se esconde; si la encuentran los lanza lejos y los picotea. Esto se constituye en una buena reflexión para los humanos que no queremos soltar a nuestros hijos. Ya la gallina está lista para compartir con el resto de las aves y satisfacer a los gallos. No entra en calor inmediatamente, el proceso de recuperación de la cría dura varios meses.

Es lo poco que podemos hacer contra el maltrato animal. Cuando publican videos que muestran la crueldad hacia los animales por parte de los humanos, no hay modo de expresar la enorme desolación que se siente, total uno hace lo que está al alcance de sus posibilidades para no fomentar ese macro-desorden ético y moral.


Autor de los videos Iván Vladimir Aragón Medina

ORÍGENES EN EL JARDÍN

Amparo Barrera

Sonó el despertador. ¡Hora de levantarse! Adormilado, Gastón llegó al baño. El agua caliente de la ducha lo acabaría de despertar. No hay agua, Chingaza otra vez. Ese día era de racionamiento y un tercio de los bogotanos estaban sin agua.
Aún dormido, Gastón llegó a la Universidad. Tenía diferentes clases: las importantes estaban completando su formación de Ingeniero Civil, otras muy aburridas, en especial Filosofía de la Ciencia. Se cuestionó: ¿Para qué necesita un futuro Ingeniero Civil la Filosofía? Tenía claro que la Filosofía no levanta estructuras, acueductos ni edificios postmodernistas.
María Rita, la profesora de Filosofía de la Ciencia preguntó al curso: ¿Qué es el número uno? ¿Qué es un triángulo?
Gastón se cuestionó: ¡Qué ridículo! ¡A quién se le ocurren esas preguntas! Sólo a los filósofos. Pero, ¿qué es un filósofo?. Otra vez las preguntas. Se asustó porque la última pregunta se la hizo él mismo. Se extrañó y se inquietó. Las preguntas implican respuestas, y para ello hay que pensar y eso es ¡muy peligroso!
Esas preguntas desde la Filosofía lo preocuparon un poco, sabía que las densidades, las viscosidades, la resistencia de algunos materiales, los módulos de elasticidad se encuentran en tablas tabulados en los libros. ¿A dónde estarán las tablas que consulta María Rita? Las tendrá bien escondidas para “corchar” a los alumnos. Actitud muy común entre los docentes colombianos, pero él tendría el tiempo y la paciencia para encontrar el libro “sabio” que celosamente escondía las respuestas que necesitaba.
Sumido en estos pensamientos oyó de nuevo la voz de María Rita: – ¿Qué es un triángulo?, ¿Qué es un uno?.
Buscó en su memoria, estaba seguro que tenía esa información, siempre fue “pilo” para el estudio y su memoria no le fallaba. Por fin le llegan a la memoria unos dulces recuerdos de su infancia feliz, cuando el aprender era un juego de niños serios. Estaba en el Jardín Infantil. Eran 20 niños con su profesora de preescolar, de genio muy agradable que a todos consentía y mimaba de igual modo. Pudo recordar su nombre: Olguita, y revivió en su ser el cariño que sintió por ella y le afloraron unos recuerdos tan claros que podía jurar que los estaba viviendo nuevamente:

– ¿Qué es esto?, pregunta Olguita, blandiendo en el aire unos trozos de madera de diferentes colores y diferentes formas.

Él y sus compañeritos en coro responden: – Triángulo. – Rectángulo. – Cuadrado. – Uno. – Dos.
Un día cualquiera, se programó en el preescolar una salida de campo. – Vamos niños suban al bus que nos vamos de paseo a la parte alta del Parque Nacional en Bogotá donde hay un bosquecillo natural y abundan las flores y los pajaritos de diferentes colores. Cogió la lonchera con fuerza. En ella llevaba manzanas y uvas, jugo de piña, y una presa de pollo. Con cuanta nostalgia recordó la lonchera. En esa época, la lonchera representaba sus lazos familiares. Llevar la lonchera era como ir de paseo en familia. Pensó que uno de niño es tonto. ¿Por qué una lonchera, a esa edad, representa el amor de la familia?. Se subió al bus.
El paseo se inicia en un prado verde recién podado con aroma a pasto fresco. Por un lado hay un sendero en adoquines. Por ese camino llegarían a los diferentes jardines que conforman el parque. Según Olguita son los jardines del conocimiento. El ansia de saber muchas cosas invadió a Gastón completamente. El primer jardín es el de las rosas. Las hay de todos los colores. Las huele, le gusta ese olor. Llevará dos una para mamá y otra para Olguita -todas las profesoras se llaman Olguita- con esas rosas dirá todo el amor que lo invade; pero qué dolor, las rosas se defienden y no se dejan cortar.
Pasaron después por el jardín de los números. Es maravilloso ver los números en su hábitat natural. Cómo crecen en diferentes formas el número uno, el número dos, el número cuatro y a los demás números. No sin sorpresa nota que hay más de los que Olguita le había mostrado en el salón. Entabló conversación con el número cinco:

-Somos nativos de Indo-Arabia. Difícilmente nos fueron aclimatando por todo el planeta; nos tocó en franca lid batirnos a duelo con otras variedades pero sobrevivimos nosotros por ser la especie más fuerte. Al principio fue complicado adaptarnos a estas y a otras tierras, pero ahora crecemos casi silvestres por todos lados.

– ¿Entonces no hay más especies de números? Sí’, pero están casi en extinción. La variedad de los romanos, por ejemplo, sólo se usan como piezas de museo y la variedad de los aztecas fue adaptada a la variedad indoarábiga. La variedad azteca era de mucho abolengo, tenía una flor desconocida que se llamaba cero, nos injertaron con ella y eso nos dió la fortaleza necesaria para constituirnos en la especie sobreviviente.
Después pasaron al jardín de la geometría. No tenía nada que envidiar al jardín de las rosas. Allí crecían silvestres los cuadrados, los triángulos, los rectángulos. La flor de una triangulásea de color ladrillo al verlo lo saluda muy cortésmente y le dice:

– Somos de la familias de las planáseas.

– Entiendo. Soy muy aplicado y me gusta aprender cosas: planáseas viene de plano, no tienen espesor. -Esto le dió pesar. Pero le pasó pronto pues tenían otras ventajas, sus colores, su aroma, las formas, la textura.
Ese paseo le estaba gustando. En el jardín de las rosas aprendió de aromas y del dolor que puede causar una espina. En el jardín de los números aprendió a contar y a identificarlos bien. En el jardín de las planáseas aprendió de formas. Ahora llegaba al jardín de las volumináseas: vió silvestres a las esferas, de varios tamaños y colores.

El viento las hacía juntar y emitían sonidos muy armoniosos. En el centro del jardín de las volumináseas vió una especie rara de flores que no se mezclaban con las otras y tenían una actitud hostil hacia el resto de las flores. Le preguntó a una cilindrásea:

¿Quienes son esas flores tan hermosas?

-Piramidáseas y ellas son las mas creídas y antipáticas del jardín. No se mezclan con ninguna de las demás y quieren que a toda hora les estemos rindiendo pleitesía. Gastón se acercó con pasitos muy suaves pues no las quería incomodar.

– Te gustan mis flores. Somos compuestas, de mejor familia que las planáseas. Fíjate niño tonto, mis pétalos son triángulos, mi base puede ser cuadrada o rectangular. ¿Te das cuenta porqué las planáseas son una especie inferior con respecto a nosotras?

– ¿De dónde vienen ustedes?

– Que niño tan ignorante! Somos originarias de la Constelación de la Pléyades. Allí crecemos silvestres alcanzando nuestro verdadero tamaño, que es un millón de veces mayor al que tu ves ahora. Nos habitan unos seres diferentes a los terrícolas. Son familias compuestas por “hombres” y “mujeres” de 5 metros de alto. Los “niños” pleyadeños nacen de un metro. Los pleyadeños no necesitan usar ropa, en vez de piel tienen lana. La cabeza es parecida a la de los terrícolas pero tienen cuatro ojos. Dos ojos como los tienen, ustedes, los terrícolas. Los ojos que los diferencian de ustedes, uno lo tienen en la parte posterior de la cabeza y se llama trasojo y el otro en medio de la frente y se llama frenojo. El trasojo les sirve para mirar el pasado de los demás, y eso les evita perder tiempo cuando se relacionan. El frenojo les permite explorar la mente de los interlocutores y por tanto no necesitan hablar. Generalmente usan la voz para cantar, reír y recitar. El frenojo y el trasojo los pueden bloquear a voluntad. Cuando salen a pasear por el cosmos se los cubren con la piel de lana y no los dejan ver de los extraños para no asustarlos.
La “sangre” de los pleyadeños es de color blanco, parecida a la leche terrícola, y cuando se cortan los hombres y la sangre cae en la tierra se comporta como una semilla y brotan rosales de todos los colores y de ahí provienen las rosas. Cuando la sangre es de mujer nacemos las piramidáseas de todos los colores, y cuando se corta un niño brotan las margaritas blancas y amarillas.

– ¿Entonces, porqué están en la Tierra?

– Hace muchísimos años vino una expedición de pleyadeños a la Tierra. Aterrizaron unos en Egipto, otros en México, y otros en Perú. Venían en una misión de paz. Pero fueron agredidos, en esos hechos, se derramó leche pleyadeña, al secarse en una atmósfera como la terrícola, la leche cuaja en forma de pirámide y el tamaño de cada pirámide depende de la cantidad de leche derramada. Te das cuenta porqué nosotras somos una especie superior, somos sangre de Pléyades, somos extraterrestres!

– ¿Qué es ser extraterrestre? Pregunta Gastón sumamente impresionado.

– Extraterrestre, que venimos de otros mundos. Nuestras naves espaciales son enormes. La base es un óvalo y la estructura es una pirámide. La energía para impulsar la nave la obtenemos al moler los pétalos de las piramidáseas verdes. Nosotras somos muy energéticas y no contaminamos. Los pétalos blancos proporcionan luz blanca. Los pétalos rojos dan una luz roja que se usa para curar las heridas.

– ¿Por qué no veo las naves pleyadeñas?

– Estas cosas sucedieron hace 5.000 años, antes de la civilización actual de ustedes.

¿Te das cuenta que nosotros no sólo somos más inteligentes sino que las otras flores de este jardín, también son mas inteligentes que los terrícolas actuales? Hoy día ustedes aún no se explican quién construyó las pirámides, y yo, una simple mata que estoy sembrada a la tierra, en un planeta extraño, tengo las explicaciones. Sabemos eso y muchas cosas porque tenemos como todos los pleyadeños el trasojo. Ustedes no nos creen y consideran que es ciencia ficción lo que te estoy contando; por eso éstas cosas las hablamos sólo con personas como tú, que les gusta tanto el conocimiento.

¿Entiendes Gastón porqué somos superiores?

-¿Cómo supiste mi nombre?

– Leí tu pasado – No creo que sean superiores sólo porque son extraterrestres, tengan un trasojo y sean sangre de Pléyades. Uno es superior cuando es sencillo y da amor.

– Te das cuenta que eres tonto. Mira esa planásea en forma de triángulo y mírame a mí. ¿Notas algo raro?

– Ya lo creo, la triangulásea es muy alegre, le gusta cantar y a ti vociferar.

– No me refiero a eso. Mírame y responde Gastón, ¿no ves que mis caras son triángulos?

– ¿Qué es un triángulo?

– Mirándote con cuidado, veo que un triángulo es una de las cara de las pirámides.

-Exacto.

– Estoy feliz! Ya sé de donde salen los triángulos, los cuadrados y demás figuritas que me muestra Olguita. Son extraterrestres, estaban aquí en la Tierra antes de llegar el hombre a poblarla.
En ese momento Gastón salió de sus recuerdos y vió claro muchas cosas: estudiaba Ingeniería Civil por el impacto emocional que tuvo en su infancia con el encuentro del jardín de los triángulos. Las ciudades eran enormes jardines de volumináseas.
En medio de estos recuerdos y divagaciones Gastón oyó lejana la voz de María Rita. Tomó consciencia de dónde estaba y salió con nostalgia de sus recuerdos. Nuevamente oyó la pregunta inquisidora:

– ¿Qué es un triángulo?

Pensó Gastón: -no puedo decir que son los pétalos de las volumináseas. Pero yo sé la respuesta y debo compartirla con mis compañeros y mostrar a María Rita que no todos en el salón somos unos ignorantes. Tomó la palabra y hablando con fuerza y con entera seguridad afirmó:

– Son las caras de las Pirámides de Egipto, que fueron construidas por extraterrestres.
Algunos compañeros se rieron y María Rita se le quedó mirando con una expresión rara. Gastón esa noche se preguntaba el por qué de la risa de sus compañeros y la mirada de María Rita. Ya es ingeniero. Es muy felíz construyendo volumináseas para ser habitadas por terrícolas. Guarda en secreto su conversación en el jardín de los triángulos. Algunas veces recuerda y aún no entiende la risa de los compañeros ni la expresión de María Rita. Él tiene las respuestas a las preguntas mas difíciles de la Filosofía. Y es feliz.

Santafé de Bogotá, D.C. Junio 12 de 1997

El misterioso encanto de la entropía: La flecha del tiempo

María Barrera

Físico - Universidad Nacional de Colombia
Magíster en Filosofía -Pontificia Universidad Javeriana

Introducción

Un concepto fascinante en Física es la Entropía. La presente reflexión la ubico en el marco conceptual de la Física Clásica o Física Newtoniana.

Desde la física es posible hablar de la muerte de un organismo biológico y/o del universo, del orden y del desorden, de la economía al determinar el costo beneficio de un sistema, asimismo la física pudo prever los problemas que genera el cambio climático. Veamos estos problemas desde la entropía.

nicolas_sardi

Nicolas Léonard Sadi Carnot

Como todos los constructos físicos su construcción, a la fecha, lleva más de tres siglos y lo que va del Siglo XXI. Empezó de una manera muy tímida con los trabajos de Sadi Carnot sobre el calor, quien pensaba que era un fluido, lo cual fue desvirtuado y se redefinió como la agitación microscópica de las moléculas. La importancia de conceptuar el calor fue el gran avance para las máquinas de vapor y otras aplicaciones para hacer transformaciones de energía. En 1824 Carnot publicó Reflexiones sobre la fuerza motriz del fuego, donde se cuestiona ¿Cuál es el máximo beneficio de una máquina? Según sus apreciaciones afirma que el calor no se transforma en trabajo, sino más bien el flujo del calor de un cuerpo caliente a uno frío se puede utilizar para realizar un trabajo.

Cuando llegamos a flujo del calor, estamos entrando en materia, el flujo del calor tiene una peculiaridad única, este se da de los cuerpos calientes a los cuerpos fríos, se requiere una diferencia de temperatura. El calor espontáneamente solo fluye de lo caliente a lo frío, hasta que se igualan las temperaturas, cesando el flujo del calor, perdiéndose así la posibilidad de realizar trabajo mecánico, y la energía se ha disipado.

El físico alemán Rudolf Clausius en 1865, introdujo el concepto de entropía, representada por la letra S en función del calor transferido de un cuerpo a otro, que aumenta o permanece igual, pero en los procesos aislados no disminuye nunca, en lenguaje matemático esto es:

                                                                                 △S ≥ 0

 

Que se lee Delta de S es mayor o igual a cero. Expresión que se conoce como Segunda Ley de la termodinámica. Es más Clausius formuló las dos leyes de la termodinámica:

  • La energía del Universo es constante.
  • La entropía del Universo tiende[1] a un máximo.

La segunda ley, es lo que conocemos como la flecha del tiempo, apunta del pasado al futuro. El futuro lo tenemos cuando la entropía del Universo sea máxima. Como bien, lo dice Gerald Holton: “Esta afirmación deja de ser una trivialidad si reconocemos que no está asociada a las leyes del movimiento de Newton” [2]

 

El misterioso encanto de la entropía: La flecha del tiempo

Los físicos y los filósofos llevan siglos y siglos preguntándose qué es el tiempo. Hablar del tiempo es un diálogo interdisciplinario, la ciencia, la filosofía, el sentido común, en general la vida se cuestiona por el tiempo. Desde la física, tenemos que nuestras variables, tienen por sustrato que varían en el tiempo. Hablar de la flecha del tiempo es diferenciar el pasado del presente, es preguntarnos cuando un fenómeno es del pasado o se da en el presente, las ecuaciones no nos ayudan a dirimir esta inquietud son indistinguibles para tal efecto. No obstante, la ecuación Delta S “es la ecuación de la flecha del tiempo.”[3] “Es la única ecuación de la física fundamental que conoce la diferencia entre pasado y futuro, la única que nos habla del fluir del tiempo. En esta inusual ecuación se oculta todo un mundo”[4] (La cursiva es mía).

Cómo se entiende esto: si vemos rodar una pelota y esta se detiene, de inmediato distinguimos el pasado del presente, en el pasado la pelota mediante un tipo de energía entró en movimiento. La pelota se detuvo por el rozamiento y ese efecto generó calor. Ese calor se disipa en el aire y no es posible recuperarlo. Se podría afirmar que solo donde hay calor se puede diferenciar el pasado del presente. No obstante, una cosa es la flecha del tiempo y otra el tiempo. El tiempo fluye en el flujo del tiempo, bien sea que lo captemos o esté traslapado en la física newtoniana. No tiene una unicidad, existen tanto tiempos como fenómenos hay, el tiempo es un tipo de ordenamiento, para los eventos físicos. El conjunto de todos los tiempos es el tiempo.

 

La muerte y la entropía

Interesante el debate sobre la muerte térmica del Universo, en el año 1854, Von Helmholt, cayó en la cuenta que con el fluir del tiempo se llegaría al enfriamiento del Universo, toda la energía se transformaría en calor a temperatura constante y con ello el cese de todo tipo de interacciones y el Universo quedaría en reposo, esto se denominó la muerte térmica del Universo,  con los postulados y avances de la física moderna, se ha revaluado un poco está teoría (esto será tema de otra reflexión). Lo importante de esta idea, que tiene mucho contenido de verdad es el hecho del concepto muerte asociada a la igualdad de temperaturas.

Por extensión y desde la entropía se puede entender la muerte de un organismo biológico como el estado en el cual el organismo no puede intercambiar calor, porque alcanzó el equilibrio térmico con el medio ambiente. No es que los muertos estén fríos, están a temperatura ambiente y los vivos a una temperatura promedio de 36,5 ℃ , y lo que se experimenta es el flujo del calor   hacia el cadáver. Del mismo modo como el Universo queda en reposo, el organismo vivo queda asimismo en reposo.  En el fluir del tiempo, se empieza un aumento de entropía con la descomposición del organismo.

 

La sociedad y la entropía

mineria ilegal_portafolio

La minería ilegal de oro en Colombia se niega a morir. Revista Portafolio

Henry Adams, (1838-1918) historiador norteamericano en su obra más conocida de los últimos años de su vida fue Carta a los profesores americanos de historia (Letter to American Teachers of History, 1910), en donde expone la teoría por la cual el primer principio del “impulso” histórico es la segunda ley de la termodinámica: la ley de la dispersión de la energía.[5] En este escrito (1910) considera que si los historiadores fueran conscientes deberían no ignorar los últimos resultados de la física en los cuales la sociedad humana como el Universo debe terminar en degradación y muerte. Adams encontró, en su época muchos ejemplos para confirmar que la raza humana iba de mal en peor. Qué tan lejos están estos análisis de Adams de la época actual, donde corremos hacia la destrucción del planeta con el cambio climático, las fumigaciones con productos cancerígenos, la masacre de las abejas, la extracción del petróleo por el fracking, la contaminación de los ríos por la minería con mercurio, y demás macro problemas éticos, donde prima es el enriquecimiento de unos pocos ciudadanos del mundo. Adams fue un visionario, tuvo la capacidad de ver más allá de su época. Puede que muchos de sus análisis no sean exactos pero las conclusiones sirven para continuar con la reflexión.

 

Orden y desorden

El hilo conductor de los ejemplos anteriores es el desorden. El aumento de la entropía implica desorden, un ejemplo bien simple: cuando un profesor está en clase hay relativo orden en el aula, si por algún motivo el profesor sale, cuando vuelve al salón, la probabilidad de que los estudiantes estén en la misma situación de cuando el salió es casi nula, en ese momento el aula es un desorden. El profesor es una fuerza externa que constriñe al sistema estudiantes, y los mantiene en orden al salir el sistema evoluciona hacia la máxima entropía o máximo desorden.

No obstante para hablar de desorden en el sentido de entropía debemos salir del marco conceptual de la física newtoniana y entrar a la física probabilista de muchas moléculas. En el ejemplo del aula de clase  el número de partículas (estudiantes) es muy pequeño, y sin embargo se cumple.


Notas

[1] Tiende, es una palabra de corte animista, que generó muchas especulaciones en la historia de la física.

[2] Holton, pag. 424

[3] Rovelli,  El orden del tiempo. Editorial Anagrama, Barcelona 2018, pag. 27

[4] Ibid, pag. 27

[5] Tomado de Biografías y Vidas.

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/adams_henry.htm

 

 

Exigimos explicaciones a la Revista Semana

María del Amparo Barrera

semanaEn estos días explotó una situación realmente aterradora: el New York Times publicó la información de la “posible” segunda versión de los mal llamados “falsos positivos” cuando el verdadero apelativo debe ser “masacres de Estado”. Es infrahumano que las masacres de Estado se dieron en los sectores más vulnerables de la sociedad, no hubo ni un solo muerto entre los sectores con capacidad económica. ¿Es que las personas mas vulnerables son, por definición, carne de cañón del Estado?

Aún más impactante que la misma publicación es el hecho real que algunos medios de comunicación colombianos tenían la información y aparentemente la engavetaron. Ese es el tema de la presente reflexión.

En Colombia se edita la Revista Semana, una publicación muy antigua, que tiene columnistas de diversas tendencias políticas, dando la visión de una publicación pluralista. Esta revista es muy estimada por la población y cuenta con buena credibilidad.

Lo impensable es que la información suministrada por algunos miembros de las fuerzas militares al New York Times fue conocida previamente por Semana. ¿Qué pueden esperar los ciudadanos de cualquier país del mundo, de sus medios de comunicación, ante una situación como la dada? Creo que es elemental que esa información se haga pública, por el bien del país y sus habitantes.

Ahora bien, todo parece indicar que la junta editorial de la revista Semana ocultó la información y como cualquier niño de primaria “acusetas” se fue a la Casa de Nariño a informar al gobierno, obvio que recibió la orden de ocultarla.

¿Qué se puede inferir de este proceder? La respuesta deja un sabor amargo, salta al intelecto la idea de que Semana apoya las masacres de Estado, lo cual es impensable en un medio de comunicación como este, en el cual una gran mayoría de colombianos han depositado su confianza, es una traición a la buena fe de las personas. Es inconcebible que haya colombianos que pudiendo evitar este despropósito callen y no lo hagan público.

Desde mi óptica, Semana no tiene justificación. Sabemos que el presidente actual no funge como tal, que una gran mayoría de colombianos sentimos que está acéfalo el país, que el nivel de popularidad del jefe de Estado está por el suelo y que no hay gobierno; por ende, la ingobernabilidad está superando todos los días los parámetros permitidos. Si Semana pensó hacerle un favor al gobierno cometió un craso error, así no se ayuda a subir la imagen de un hombre que no da la talla de presidente y que cada día cae más y más bajo.

Por tanto, Semana tiene que darnos explicaciones a los colombianos. Semana no puede pasar de agache. Debe decirnos cuál es su verdadero compromiso con la información y con el pueblo, que no es ocultando información, siendo servil al régimen. El día en que los medios de comunicación entiendan que su verdadero compromiso es con la verdad, la ética, los ciudadanos y la independencia, ese día Colombia tendrá un mejor amanecer.

Como toda moneda tiene dos caras, lo bueno de la actuación desafortunada de Semana fue el hecho, para aplaudir, que ni más ni menos el New York Times, que es un diario de talla mundial con toda la credibilidad, publicó la información que se hizo viral en el redes y fue noticia en diarios internacionales, donde hay una comunidad que tiene los ojos puestos en Colombia a raíz del proceso de paz que se firmó con la extinta guerrilla de las Farc. También es bueno resaltar que en general gran número de colombianos ya no nos sentimos solos en manos de los depredadores de la paz y de la justicia en Colombia.

Semana debe pedir perdón a Colombia y empeñar su palabra en la no repetición.


Publicado en “Las 2 Orillas”. Disponible en https://www.las2orillas.co/exigimos-explicaciones-la-revista-semana/

Colombia y los medios de comunicación

María del Amparo Barrera Silva

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando el cerebro se impacta por la cosmovisión que reina en Colombia, fruto de la información con que día a día nos bombardean los medios de comunicación, emergen cuestionamientos sobre la importancia de la formación de la racionalidad colectiva en un país dominado por la corrupción. El pasado miércoles 6 de febrero, los noticieros radiales, sin excepción, iniciaron la información sobre la crisis en Venezuela. Me quedó grabada en la mente la frase: “La noticia más importante del mundo y de Colombia es la crisis en Venezuela”.

Desde mi óptica, es una noticia falsa. En Colombia estamos en un punto de inflexión demasiado peligroso fruto de la aberrante corrupción que ha permeado a todos los estamentos de nuestra sociedad, considero que:

  • La Fiscalía General de la Nación, que es palabra mayor, está en manos de un personaje siniestro y corrupto, que arma montajes, para permanecer atornillado en el cargo, apoyado por los políticos y particulares tan corruptos como él.
  • El presidente del Senado una ficha de un sector político, un cuasi analfabeta, que convirtió el Senado en una plaza de mercado, que ofrece el líchigo al mayor postor, que miente en público y en privado, que engaveta los documentos que le ordena su mentor.
  • El asesinato de los líderes sociales, periodistas independientes (en Colombia hay pocos, esos pocos son excelentes y tienen temblando a los corruptos), políticos alternativos y sus seguidores.
  • Un ministro de Defensa, que evade sus responsabilidades, porque es otra ficha del establecimiento corrupto, y las explicaciones a esta masacre son dignas de un infante de 10 años.
  • El ecocidio del río Cauca, que genera desplazados, hambre y miseria a los habitantes río abajo del Bajo Cauca Antioqueño. El río Cauca es una de las dos arterias fluviales mas importantes del país, lo han convertido en un riachuelo por la construcción de la fallida obra Represa de Hidroituango, que tarde o temprano va a reventar generando una catástrofe sin parangón en la historia de Colombia.
  • La justicia permeada por la corrupción, a tal extremo qué así como se habla de carteles de criminales, se habla, sin rubor, del Cartel de la Toga.

¿Qué tienen en común todas estas atrocidades? Volver trizas el acuerdo de paz firmado entre el Estado Colombiano y las FARC, con la debida veeduría internacional, y ajustado a todos los lineamientos de la legislación internacional. Firmada la paz, se vino al piso años y años de oscurantismo en Colombia. La paz, firmada por el Estado colombiano con las FARC fue el punto arquimédico, generó que saliera a flote la corrupción en que estábamos inmersos. El acuerdo firmado, tiene por eje principal la Justicia Especial para la Paz (JEP), que subyace en la justicia para las víctimas. Ahí esta el meollo de la cuestión, no son solo de las FARC; también hay victimarios en las Fuerzas Armadas de Colombia, en políticos, en togados, en particulares como empresarios, industriales y banqueros; además, del brazo armado mal denominado “Águilas Negras”, que “nadie” sabe quiénes son y que a diario asesinan a líderes sociales, a políticos alternativos del régimen y a sus seguidores. Ahí entra de inmediato el fiscal, con montajes para desviar la atención apoyado por el presidente del Senado y togados, y con la anuencia de periodistas inmersos en la corrupción, tanto en cadenas radiales como en medios impresos. Se sabe, pero no se investiga, sobre los casos de periodistas que tienen sus dineros en paraísos fiscales para evadir impuestos, otros son familiares o tienen relaciones personales con reconocidos corruptos, y todo se tapa con “hagámonos pasito”.

Por otro lado, es claro que los periodistas tienen su derecho a la opinión y mostrar que Colombia es un paraíso y que el problema principal, por estos días es Venezuela, saben que nunca serán juzgados, la Constitución los protege. Pero, es ético, es moral, hasta dónde llega el juramento del momento de Grado. Pueden manipular, de modo colectivo la conciencia de un pueblo, sin castigo humano, será que pueden evadir la Ley de la Compensación, la justicia Divina! Ahí les dejó esta inquietud.

 

 

 

La política, la objetividad y las teorías de las ciencias naturales y sociales

 

Caminante…‏ @arman075 11 jul. 

En respuesta a @GuillermHerrers @FedericoMR24 @VickyDavilaH ‪@AlvaroUribeVel @FiscaliaCol

Ósea que por que Uribe esta siendo investigado hay que dejar entrar a quién esta comprobado es narcoguerrillero creó que no están siendo objetivos y con eso no digo que Uribe sea santo pero aún sigue siendo la persona que mayor cantidad de adeptos



‎@Madelampa
 El anterior trino es textual, así lo publicó su autor. Tanto la manera como está escrito, como su contenido, me motivan a la siguiente reflexión. Me centraré en “con eso no digo que Uribe sea santo, pero aún sigue siendo la persona que mayor cantidad de adeptos”.

La historia de la ciencia natural, en especial de la física, es un laboratorio epistemológico, que nos muestra los fracasos y los éxitos del intelecto humano. A lo largo de la construcción del conocimiento científico, se han dado varios paradigmas para explicar los fenómenos naturales y el modo de mirar e interrogar a la naturaleza. Grosso modo hemos pasado por varios modelos; por ejemplo, durante muchos años se creyó que la Tierra era plana, esto lo creía todos las personas que estaban en el mismo lugar geográfico, no había nada para poner en tela de juicio este visión proporcionada por los sentidos. ¿Es cierto? ¿La Tierra es plana?

Dando un salto enorme, llegamos a la Física Newtoniana, una de las teorías de la física más leídas y puesta bajo condiciones experimentales. Lo anterior es una de las características más importantes de la física. El poder, bajo las mismas condiciones experimentales, repetir el experimento y obtener los mismos resultados. Más aún, Einstein, superó esta visión cuando postuló la Teoría de la Relatividad, la más “escondida” a los sentidos, en la Teoría de la Relatividad hay que ir contra los sentidos. Cuando Einstein  hizo su formulación teórica de la Teoría de la Relatividad, propuso el experimento que podría falsarla o comprobarla en términos popperianos. Experimento que se llevó a cabo años después. Traigo a colación la teoría einsteniana, porque está invalidó conceptos básicos de la física newtoniana; como son el espacio y el tiempo absolutos.

Este corto paréntesis, nos lleva directamente a “La metodología de los programas de la investigación científica” de Imre Lakatos. Quién a partir de los problemas de demarcación de la ciencia, afirma “Muchos filósofos han intentado solucionar el problema de la demarcación en los términos siguientes: un enunciado constituye conocimiento si cree en él con suficiente convicción, un número suficientemente elevado de personas”.

Ahora bien, si el señor que menciona el amigo en el trino, tiene muchos “adeptos” (yo diría adictos), no es una prueba fehaciente que lo que dice, hace, o piensa sea la correcto. Lakatos también afirma: “Realmente lo que caracteriza la conducta científica es un cierto escepticismo incluso con relación a nuestras teorías más estimadas”. Asimismo, podríamos extender lo anterior afirmando que lo que caracteriza a una mente racional es; con respecto a nuestra cosmovisión social y política, una toma de conciencia crítica frente a los hechos sociales y políticos; en otras palabras tener movilidad conceptual, y captar la esencia de los hechos que nos llegan como dardos directos a la razón.

Se dirá que lo dicho anteriormente es válido sólo para las ciencias naturales, pero en las ciencias sociales hay un tipo de epistemología que establece las diferencias entre objetividad/subjetividad. ¿Qué es lo objetivo en este caso? Qué está siendo investigado, o qué la objetividad se vuelve subjetiva cuando no hay justicia por la corrupción, cuando se tiene maniatada la justicia por elementos denominados en Colombia “cartel de la Toga”, en Derecho para juzgar hay reglas, hay un “metro” o aparato de medida denominado: Constitución Política de Colombia”, la cual se enraíza o se lleva al concreto en leyes y decretos. ¿Qué es más repudiable ser un narcoparamilitar o ser un guerrillero, dónde está el metro para medir? ¿Qué apenas está siendo investigado? Si, se habla de 300 investigaciones en curso, me pregunto ¿Qué es lo subjetivo y qué es lo objetivo? Subjetivo es hacer juicios de valor para afirmar que es peor o mejor, depende de quien lo diga y del cómo le ha ido durante el conflicto; objetivo es mira el problema como dos caras de un mismo problema al cual hay que buscarle solución, dentro de una concepción de patria en donde todos podemos ser artífices de la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas; tener presente el norte, no más guerra fratricida.